LUIS URÍAS ES UNA REALIDAD EN SAN DIEGO

Por AJ Cassawell l MLB.com

SAN DIEGO — Fue una exhibición de lo mejor que tiene que ofrecer Luis Urías, la versión perfecta de bateador capaz de llevar la bola hacia todo del terreno que los Padres siempre pensaron que sería mientras el mexicano ascendía por las ligas menores.

En un lapso de 24 horas, el infielder novato fue al plato en un momento grande dos veces en dos juegos. El martes, bateó un doble barre-bases que sobró al venezolano Avisaíl García en el jardín derecho. El miércoles, largó un doblete de dos carreras por la raya del jardín izquierdo.

Por fin, Urías llegó a los Padres. Y se está haciendo sentir con seriedad.

El miércoles, durante la victoria por 7-2 de San Diego sobre los Rays en Petco Park, Urías conectó ese doble de dos rayas para ponerlos arriba en el cuarto episodio y después trajo otra carrera tras recibir un pelotazo.

“Cuando puedo batear la recta hacia la banda derecha y reaccionar con los pitcheos rompientes hacia la izquierda, allí es cuando estoy al tope”, dijo Urías.

Hace cuatro semanas, los Padres demostraron su compromiso con Urías al subirlo desde Triple-A El Paso y darle tiempo regular de juego en las Mayores por primera vez en su corta carrera. Últimamente, ha estado aprovechando al máximo la oportunidad con una línea ofensiva de .355/.487/.452 desde principios de agosto.

El joven de 22 años cubrió el campo corto la tarde del miércoles, moviéndose desde su lugar habitual en la segunda base debido a las molestias en la espalda del dominicano Fernando Tatis Jr. Urías lo suplió a la altura, haciendo un par de buenas jugadas ante rodados.

“Eso al final del día es lo que siempre hemos querido de él, una tremenda defensa y que se embase”, apuntó Andy Green, manager de los Padres. “Y eso es lo que está haciendo”.

Más allá de la victoria de los Padres, el partido del miércoles fue un recordatorio de todo lo que ha mejorado Urías. Al principio de su pasantía por las ligas menores, su plan de ataque era llevar todo hacia la parte derecha del terreno. ¿Pitcheos rompientes adentro? Generalmente, el bateador derecho no podía hacer mucho con ellos.

Pero con hombres en primera y tercera en el cuarto episodio, Urías envió un cambio adentro hacia la raya el jardín izquierdo a 104 millas por hora.

“Él ve bien la bola y entiende lo que hay que hacer con cada pitcheo”, añadió Green. “Si le dejan un envío en curva guindando en el medio del plato, es capaz de jalarlo. Si es una recta afuera, la manda para la otra banda. Hace un tremendo trabajo en eso de batear por donde le lanzan”.

En líneas generales, ésa siempre ha sido la mejor virtud de Urías. Usa todo el terreno y su conocimiento de la zona de strike siempre se tradujo en un alto porcentaje de embasarse en las menores. Le tomó un tiempo, pero está empezando a demostrar eso mismo en las Grandes Ligas.

Fuente: purobeisbol

Lea el artículo completo aqui: LUIS URÍAS ES UNA REALIDAD EN SAN DIEGO